1ª JORNADA DE CATA DE ESTALACTITAS

•25 septiembre, 2022 • Comentarios desactivados en 1ª JORNADA DE CATA DE ESTALACTITAS

Regreso a la Torca del Zorro LC149

•25 agosto, 2022 • Comentarios desactivados en Regreso a la Torca del Zorro LC149

Tras quedarse pendiente durante 7 años reabrimos la exploración de la Torca del Zorro LC149.

En al año 2015 se inicia la exploración de esta torca, situada en la zona de Buzulucueva en una agreste garma cercana a una pista, aunque la mayor parte de su exploración se desarrollo durante el año 2016.

Decidimos proseguir su exploración y volver a topografiar, ya que la última vez dejamos una desobstrucción y una duda pendiente y zonas sin recogida de datos.

Sus dos bocas de entrada inician con sendos pozos que desembocan en una galería de unos 5 metros de ancho por 3.50 metros de altura.

Boca de entrada LC149 Torca del Zorro

Si optamos por proseguir hacia la derecha, nos encontramos que la galería tiene un desnivel positivo, ya que se dirige, tras varios zigzagueos y una arrastrada, hacía donde originalmente un día entró el río que se encargo de formar dicha galería. Esta, finaliza en una zona donde un aporte aparece por una pequeña fisura y desaparece por un estrecho meandro con las paredes totalmente concreccionadas y con una notable corriente de aire. Esta vía la dejaremos como último comodín debido a la trabajosa desobstrucción.

Techo convertido a suelo. Paso anterior a la Sala del Zorro

Regresando a la base del pozo de entrada y continuando por la galería principal, aparece una sala de notables dimensiones (35x15x7 metros) (Sala del Zorro) con enormes bloques rectangulares en el suelo. Entre estos bloques y través de una bonita chimenea en el techo, el agua se ha encargado de formar una sucesión de pozos que culminan en un meandro a -141 metros y por la que circula una fuerte corriente de aire. Esta opción se vuelve a dejar pendiente hasta resolver una de las dudas dejadas la vez anterior.

Al final de la sala un derrumbe tapa la continuación provocando la duda a despejar, dejando solo una estrecha grieta como continuación. Así que después de completar la topografía de la galería principal, nos ponemos manos a la obra e intentar superarla.

La galería continúa

Lo que al principio parece ser más complicado de lo que recordábamos se torna rapidámente en una sencilla desobstrucción. Tras superar el paso estrecho aparece un meandro desfondado por el que de nuevo se vuelve a apreciar el aire. No queremos que se haga tarde, así que convenimos en dejarlo sin descender. La cueva continúa, así que ha valido la pena retornar a la Torca del Zorro

Participantes: Toñín y Gustavo

Desobstruyendo en la Cueva de la Buena Onda LC225

•14 agosto, 2022 • Comentarios desactivados en Desobstruyendo en la Cueva de la Buena Onda LC225

Debido a los problemas de salud de uno de los asistentes al campamento que acostumbramos a realizar anualmente en Buzulucueva hemos decidido retrasarlo una semana.

Al pillarnos por sorpresa y sin saber muy bien que hacer, decidimos ir a desobstruir la Cueva de la Buena Onda LC225, localizada en el 2021 y muy próxima a la Cueva del Gusnardo LC226.

La entrada de 0.90 x 0.67 mtrs se encuentra en la base de una hoya que se ha utilizado para arrojar basura.

Entrada Cueva de la Buena Onda. LC225

Una vez superada la entrada a mano derecha y en un plano ligeramente descendente se vislumbra un estrecho meandro por el que circula una fría corriente de aire y es el que precisa de desobstrucción.

Comenzamos apartando una gran cantidad de piedras sueltas para hacer más cómodo el acceso, ya que el trabajo lo vamos a relizar en una posición seguramente prohibida por la Organización Mundial del Trabajo, tumbado cabeza abajo en un plano inclinado de unos 45º y con una fría corriente pegándote en la cara. Sobre las 12:00 comenzamos con la desobstrucción.

Desobstruyendo

Unas 3 horas más tarde logramos superar la entrada del meandro, destrepar unos 3 metros y posarnos en su base. La primera impresión es que ahí acaba todo. ¿De dónde viene entonces el aire?. Al mirar al suelo veo un pequeño agujero en el suelo, me acerco y la corriente de aire me vuelve a pegar en la cara. La continuación se ha tapado con la desobstrucción. Toca otra vez desobstruir.

Tras apartar unas cuantas piedras consigo colarme y lo que veo me produce un gran desasosiego. Estoy en una pequeña oquedad donde a la derecha veo un pequeño entrante sin continuación y a la izquierda una estrecha diaclasa de menos de 20 cm por la que presupongo viene el aire.

En ese momento oigo caer piedras y arena y veo caer el cuerpo de Toñín:

-¿Has visto la ventana de aquí arriba?

A unos dos metros hay un ventana con forma ovoidal por el que se puede continuar. Rápidamente accedemos a ella. A los pocos metros aparece un tubo a presión situado a unos 170 cm del suelo por donde surge el aire. El tubo tiene las dimensiones de un casco de espeleología durante unos dos metros de recorrido. Mas allá, se puede apreciar como se ensancha ligeramente.

Croquis del vestibulo realizado por Matienzo Caves Project

Nos damos la vuelta desconcertados. ¿Emprendemos una nueva y laboriosa desobstrucción o lo dejamos para las futuras generaciones? Sinceramente, no estamos seguro si va a valer la pena, pero tampoco estamos seguros que vaya haber futuras generaciones al paso que vamos.

Así que…

¡¡DESOBSTRUCCION!! De hacer el tonto hacerlo hasta el final

Participantes: Toñín y Gustavo

Continuación de las exploraciones en la Cueva del Gusnardo LC226

•7 agosto, 2022 • Comentarios desactivados en Continuación de las exploraciones en la Cueva del Gusnardo LC226

Segunda jornada de exploración en la Cueva del Gusnardo LC226 con buenas expectativas tras la estrechez que dejamos pendiente el día que estuvimos topografiando.

Hoy nos acompaña Diego, iniciándose en esto de la espeleología, que ya, en la entada y tras ser engullido por el Paso del Esfínter empieza a cuestionarse las discapacidades intelectuales de los que le han traído hasta aquí.

Descendemos entre multitud de bloques inestables y pasos estrechos e incómodos hasta llegar a la escalada que había quedado pendiente. La escalada es una gran colada de 5 metros cubierta de sedimento.

Galería del Perejilu

Toñín realiza la escalada llegando a una sala en forma de U de unos 6×6 metros y que no ofrece continuación. Así que toca ir a forzar el paso estrecho y continuar con la exploración.

Alcanzamos la Sala del Desastre y enfilamos la Galería del Perejilu hasta llegar al paso estrecho.

Una vez forzado el paso (Paso del Perejilu) sin excesivas dificultades, aparecemos ante la cabecera de un pozo de 5 metros. Preparamos cuerda, chapas, taladro y batería. ¿Batería? -Pues me parece que se ha quedado en la furgoneta.

Plan B. Descender con la técnica del compadre.

Paso del Perejilu

Una vez abajo aparece una galería cuyo final se convierte en un largo y estrecho meandro que hay que desobstruir para poder progresar. No pinta muy bien. También localizamos una pequeña ventana colgada.

Como es imposible descender todos con dicha técnica de fortuna, decidimos dejarlo en este punto e ir regresando y explorando la multitud de galerías y pasos que se han ido quedando por detrás.

Revisamos una infinidad de ellos. Cortos, largos, cómodos, incómodos, paralelos, aéreos. Unos nos dejan en pequeñas salas que no tienen continuación y otros tras pecaminosas arrastradas y pasos estrechos, nos devuelven de nuevo a las galerías principales. En ninguno encontramos continuación posible, tan solo uno de ellos nos regala un bonito y puntual momento con unas bellas concrecciones.

Con diferencia y sin lugar a dudas, lo más bonito de la Cueva del Gusnardo.

Salimos al exterior con ciertas dudas ante la posible continuación de la cueva. Ya veremos, nunca se sabe. Pero la verdad, es que no pinta nada bien.

Participantes: Toñín, Diego y Gustavo

Topografiando la Cueva del Gusnardo LC226

•1 agosto, 2022 • Comentarios desactivados en Topografiando la Cueva del Gusnardo LC226

El plan de hoy es comenzar a topografiar lo explorado hasta ahora en la Cueva del Gusnardo.

Lo primero que comprobamos es que en la entrada (Paso del Esfínter) no encontramos la fuerte corriente de aire de la visita anterior. Hoy la temperatura del exterior no es tan alta como en la anterior ocasión.

Paso del Esfínter

Comenzamos a topografiar y vamos avanzando lentamente ya que la morfología de la cueva no ayuda mucho. Aprovechamos a ir explorando los ramales que nos vamos encontrando, pero tras entrar en un par de ellos decidimos dejarlos pendientes y centrarnos en intentar topografiar lo explorado la vez anterior.

A su vez descubrimos una galería, que cortocircuita la zona donde dejamos la exploración y nos lleva directamente a la Sala de la Virgen Blanca, donde en su final, se va formando timidamente un pequeño regato de agua que desaparece unos metros más adelante en un pequeño agujero impenetrable.

Sala de la Virgen Blanca

Una vez completada la topografía, decidimos continuar con la exploración en la Sala del Desorden, donde arranca una galería ya con una morfología diferente y donde, a pesar de ser un poco caótica en su inicio con algún caos de bloques, en seguida adquiere la forma de una especie de meandro descendente.

Avanzamos dejando multitud de pequeños agujeros laterales hasta llegar a un nuevo estrechamiento, el cual requiere una desobstrucción que postergamos para la próxima ocasión

Con la tarea cumplida iniciamos el regreso.

La topografía arroja un resultado hasta la fecha de 280 metros con un inclinación prácticamente constante de -30º.

La cota más baja de la cueva es de -83 metros, situada donde desaparece el pequeño curso de agua y el eje principal de la cueva discurre con rumbo Oeste.

Participantes: Fede y Gustavo